Alerta: por la suba de precios se frena la demanda de autos

La suba de los costes por el salto del dólar, el enrarecimiento del tiempo político con paro general a través de y hasta la inminencia de comienzo del Mundial en Rusia semejan converger contra las ventas de autos en cuotas con plan de ahorro. Desde principios de junio se percibe en las concesionarias un freno en la demanda reflejado en la baja de los billetes, esto es, las ventas específicas que se están efectuando.

“Tenemos una caída de los billetes del orden del quince por ciento contra junio del año pasado”, apuntó el gerente general de una concesionaria de marca líder. Contestaciones similares, con ciertas salvedades, se recoge cuando se extiende la consulta a sus contendientes. Alén de estas estimaciones, un dato real es el de los patentamientos. Hasta el día de ayer, los registros de 0 km mostraban una baja de tres con seis por ciento con respecto a igual cantidad de días del junio pasado y de veintitres por ciento contra mayo último. Aún es prematuro para aseverar que el mes va a cerrar en baja. En la última semana de junio habrá mucha presión de las factorías para cumplir con los objetivos y pueden progresar los patentamientos, mas, alén de eso, la sensación que tienen los vendedores es que, indudablemente, es el instante más duro para persuadir a los clientes del servicio desde la asunción de Mauricio Macri. Para hacerlo, se prosigue apelando a las fuertes bonificaciones que en ciertos casos supera el diez por ciento del costo de lista. De esta forma, las redes de concesionarias consiguen cumplir con los objetivos de ventas que fijan las factorías. Mas, de todas y cada una formas, el escenario es complicado y si la actual situación se sostiene, habría una caída de la actividad interanual por vez primera en un par de años.

“Todavía con los descuentos, la demanda no es exactamente la misma de fines del año pasado. Ahora, que empieza el Mundial, me imagino que la gente estará con la cabeza en otra parte”, apuntaron en otra agencia.

La explicación de esta retracción del consumo se halla en el fuerte incremento de los 0 km desde principios de dos mil dieciocho a consecuencia de la suba del dólar en un contexto de caída de poder adquisitivo general. Los costes medraron más de veinte por ciento en estos 6 meses y, a pesar de eso, no trasladaron aún la depreciación del peso.

Esta semana, el tiempo en las concesionarias era de nerviosismo ante otra suba del dólar que pudo ser mitigada por la intervención de bancos oficiales. Una de las terminales, por servirnos de un ejemplo, dejó de vender sus modelos que, en las listas de costos, se ofrecen en dólar. Esto se hizo para eludir que esos modelos cayesen en el pago de Impuestos Internos. En tanto, las marcas importadas (que por el salto del dólar ven encarecer los costos de los automóviles en pesos) sostienen estrategias para compensar la depreciación. Por poner un ejemplo, tomar el dólar a un valor más bajo de su cotización. En el mercado se pueden hallar diferentes géneros de cambio que van desde los dólares americanos 20 hasta los dólares americanos 24, lo que marcha como un descuento enmascarado. No obstante, esta política será bastante difícil sostenerla. “Con un dólar por arriba de los dólares americanos 26, tendremos que reconsiderar la estrategia” advirtió un importador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *