Guía Completa: Cómo Evitar los Accidentes de Tránsito

En Argentina, los accidentes de tránsito son la principal causa de muerte de personas menores de 35 años y representan un tercio de la población total.

Estos números son significativamente altos en comparación con otros países en relación con su población y número de vehículos en circulación.

Siempre es importante recordar cuáles son las medidas preventivas más importantes para evitar accidentes de tráfico que pongan en peligro nuestra vida o la de otras personas.

¿Cómo se pueden prevenir los accidentes de tráfico?

Use siempre el cinturón de seguridad

Las estadísticas muestran que una persona que es despedida de su automóvil en un accidente tiene cinco veces más probabilidades de morir que una persona que se mantiene en el interior.

Además, la mayoría de las lesiones en accidentes de tráfico son el resultado de impactos contra diversos elementos del habitáculo, como el volante, el panel de instrumentos o el parabrisas.

Presta atención a los límites de velocidad

En nuestro país las velocidades máximas permitidas para los automóviles son: en autopistas 130 km/h; en semi-autopistas 120 km/h; en calles 40 km/h; y 60 km/h en avenidas.

Mantenga una distancia considerable entre los coches en circulación

La tabla media es la siguiente:

  • Si tu velocidad es de 90 km/h, la distancia mínima es de 50 metros;
  • Si su velocidad es de 100 km/h, la distancia mínima es de 55 metros;
  • Si su velocidad es de 120 km/h, la distancia es de 66 metros;
  • Si tu velocidad es de 130 km/h, la distancia mínima debe ser de 72 metros.

No use el teléfono celular al volante

Usar el teléfono mientras se conduce es extremadamente peligroso y puede provocar accidentes, no solo por la distracción sino también porque el conductor tiene que tomar el volante con ambas manos.

No conduzca bajo la influencia del alcohol

Se ha comprobado que incluso con efectos mínimos del alcohol, los reflejos no son los mismos. En Argentina, la tolerancia al alcohol en sangre es de 0,5 gramos, aunque algunas provincias han bajado la tolerancia permitida a 0.

El alcohol causa depresión del sistema nervioso central, afecta la función psicomotora y la percepción sensorial y altera el comportamiento individual, lo que a menudo conduce a una falsa sensación de seguridad y una mayor disposición a asumir riesgos.

Verificar el estado del vehículo

Siempre, pero sobre todo antes de un viaje largo, se debe comprobar el buen estado del vehículo: presión y estado de los neumáticos, reacción de los frenos, niveles de aceite y agua y funcionamiento de las luces.

Ajustar la posición del reposacabezas

Es un dispositivo de seguridad esencial diseñado para contener el movimiento hacia atrás de la cabeza en impactos traseros y frontales.

Para un uso correcto, los especialistas recomiendan colocar el centro del reposacabezas a la altura de una línea horizontal imaginaria que pasa por los ojos de la persona y colocarlo de manera que quede lo más cerca posible de la parte posterior de la cabeza.

Respeta las señales de tráfico

Son elementos físicos que se utilizan para indicar a los usuarios la forma correcta y segura de conducir en la vía pública y permitirles avisar con antelación de obstáculos y rutas alternativas.

Utilice siempre las luces bajas

Se ha comprobado su eficacia para advertir de posibles peligros. Además, debemos recordar que es importante que las ópticas delanteras estén limpias y en buen estado y que las luces traseras estén bien iluminadas.

Utilice siempre balizas antes de detener el vehículo

Las balizas triangulares que deben colocarse en cada automóvil cuando el automóvil se detiene debido a un daño, siempre deben colocarse perpendiculares a la dirección de viaje y, lo que es más importante, ser visibles desde una distancia de al menos 100 metros.

Los niños siempre se quedan atrás con el sistema de retención infantil adecuado

El 75% de las muertes y lesiones graves que se producen en accidentes de tráfico que involucran a niños podrían evitarse si estuvieran sentados en el SRI adecuado a su peso y estatura.

Estar físicamente bien

Conducir es una acción compleja que requiere mucho más de lo que parece. Implica al conductor psicológica y físicamente.

Por tanto, la obtención de un correcto desempeño depende no solo de las habilidades adquiridas por el conductor para controlar su vehículo en todo momento y circunstancia, y de la condición física adecuada para poder percibir adecuadamente las situaciones en la vía, sino que también depende de la experiencia, la clara conciencia de los riesgos de moverse por el sistema de tránsito y la madurez y equilibrio emocional, lo que permitirá el desarrollo de actitudes y conductas seguras.

Peatones, los más vulnerables

La vulnerabilidad de los peatones es un hecho conocido. En una colisión entre un vehículo, incluso el más liviano, y un peatón, el último es el que recibirá peor el impacto.

Sin embargo, todos somos peatones y serlo desde pequeños, como parte de un proceso natural de nuestro caminar y movimiento en el mundo, olvidamos que convivir con la creciente motorización de nuestra sociedad representa un desafío, que no es inocuo en la vida cotidiana.

Cruzar o caminar distraídamente, no respetar los semáforos, jugar en la calle, cruzar en cualquier lugar, caminar por la calle, cruzar con barreras bajas, etc. son algunos de los comportamientos de riesgo que generalmente hacemos sin pensar en las consecuencias.

Motos y Bicicletas

Finalmente, en el caso de las motocicletas y bicicletas: los faros, los elementos reflectantes y un casco son los principales dispositivos a revisar antes de ingresar al vehículo, además de prestar especial atención a las normas de tránsito en general, ya que los motociclistas tienen 15 veces más probabilidades de morir en accidentes de tráfico que los ocupantes de automóviles.

Si tuvo un accidente de tránsito y busca asesoramiento legal de parte de abogados para accidentes en motos o autos, no dude en contactarse con Spoltore Abogados.