Hacer belleza desde adentro: la medicina ortomolecular como alternativa de salud y bienestar

Poco sabemos de tratamientos médicos alternativos que mejoren nuestra salud y que, en paralelo, renueven nuestro aspecto exterior. Aparte de la carencia de información, los expertos en esta clase de medicina se hallan diariamente con mitos que romper y alegatos de tendencia que derruir. Un caso es el de la medicina ortomolecular, popularmente conocido como un tratamiento costoso, que poquísimos pueden abonar.

La doctora Mariela Alvarenga, médica esteticista y especialista en medicina de familia, explicó que “Ortomolecular” es igual a “orden molecular”. Se consigue con una limpieza arterial para destapar los circuitos y dejar que lleguen los nutrientes al cuerpo. “Es un tratamiento que podemos empezar en nuestras casas con pequeños cambios de hábitos: prosperar nuestra dieta, reducir o bien eludir el consumo de alcohol y cigarros, efectuar controles periódicos de laboratorio para observar los cambios, filtrar el agua que tomamos, higienizar todo cuanto consumimos esmeradamente, entre otras”, señaló la especialista.

Alvarenga explicó que estas prácticas fáciles son posibles de complementar con las quelaciones, que son limpiezas arteriales que liberan al cuerpo de los metales pesados amontonados. Desde su consultorio, la doctora asimismo plantea tratamientos a base de vitaminas y minerales que con el tiempo producen cambios positivos colaterales como la reducción de peso, el mejoramiento en el aspecto de la piel y el pelo, entre otros muchos beneficios. “Hay gente que piensa que hace las cosas bien y realmente se está envenenando. No se da cuenta que en nuestras góndolas hay cosas que nos hacen mal, estamos llenos de metales pesados y aumentaron abismalmente los casos de cáncer. Desde esto, insisto en que la terapia ortomolecular es una opción alternativa y es un mito que se precisa tener dinero para poder llevarlo a cabo”, recalcó.

Hacer belleza desde adentro: la medicina ortomolecular como alternativa de salud y bienestar

Alvarenga narró que comenzó sus estudios en medicina estética por el hecho de que apreció que, incluso aplicando la medicina tradicional, sus pacientes no mostraban avances significativos y seguían sintiéndose enfermos o bien agotados. “Esto me hizo sentir frustrada y ahí comencé a meditar y decidí dedicarme a trabajar con la belleza de la gente mas desde la salud. Me fui a Buenos Aires a estudiar medicina estética y el día de hoy trabajo con tratamientos como lifting, aplicación de botox, ácido hialurónico, plasma rico en plaquetas, entre otros”, apuntó. Son tratamientos que se pueden hacer en consultorio y después la persona prosigue con su vida frecuente.

Comentó que atiende a hombres y mujeres, de forma indistinta, puesto que son tratamientos orientados a la salud. “Busco prevenir las enfermedades en mis pacientes y, si ya las tienen, los acompaño en la busca del bienestar y la cura. Con esta clase de medicina se puede salir de la enfermedad y estar saludable. Son fármacos que se consumen de forma preventiva”, concluyó.