Manejo y Efecto de La Reparación Histórica

La conclusión de la vigencia del programa de reparación histórica de jubilaciones nos deja con 1.353.000 pasivos que recibieron un incremento salarial, de los cuales 54.824 renunciaron a juicios tramitados.

Sin embargo, no todo está resuelto; algunas personas han sido aceptadas, pero aún no han recibido propuestas específicas para ajustar sus ingresos.

La Ley N ° 27.260 de 2016 declaró un «estado de emergencia relacionado con disputas de pensiones» por un período de tres años. Ante esta emergencia, se estipuló el plan de reparación.

En todo caso, según fuentes de la ANSES, los jubilados que aún no se hayan jubilado podrán aceptar la propuesta de reprogramar sus activos y hacer pagos retroactivos cuando sea necesario.

De hecho, la Resolución 176 permite a las organizaciones de pensiones adoptar un nuevo mecanismo para personalizar los casos que tienen objeciones al recálculo de ingresos contenidos en la propuesta.

Aunque la forma y el momento dependen de los términos de ANSES, esto abre la puerta para que la oferta sea aprobada. Según la agencia, los beneficiarios que aún no hayan rechazado la propuesta pueden continuar con el proceso de reparación.

Agregaron que quienes ya han expresado su oposición no podrán tomar una decisión.

En muchos casos, la demora en decidir si acepta el plan está relacionada con la espera de una decisión judicial. Para quienes hayan aceptado pero no hayan completado todo el proceso, la gestión procederá según su propio recorrido.

Según la abogada previsionalista Andrea Falcone, entre los casos pendientes se encuentran aquellos pensionados que no han recibido asesoramiento específico, viudos o viudas de quienes fallecieron sin completar los trámites y quienes aprobaron y firmaron el convenio, pero debido a algunos problemas técnicos, sus trámites no se han llevado a cabo.

Manejo de casos

El gobierno confirmó que seguirá buscando respuestas a todos estos casos además de determinar el final del programa.

Señalaron: “Algunas personas no pueden brindar asesoramiento porque no tenemos información completa”. Advirtieron que esto requiere una reconstrucción del historial de la seguridad social que “obliga a otros tiempos de espera”.

Según datos oficiales, el plan arrojó una mejora de capital promedio del 38%. Se aprobaron 727,112 convenios entre pensionados y el estado, que es la cantidad de trámites completados. El número total de cotizaciones aceptadas es de 1.161.800.

La diferencia entre el incremento del monto de la deuda (1.353.000) y la última cifra corresponde a que en algunos casos su pago no requiere trámites (ocurriendo en personas mayores de 90 años y personas con enfermedad terminal).

Otras cifras indican que 540.000 deudas ya no reciben una línea de crédito mínima para comenzar a cobrar números más altos, y otros 77.000 deudores han rechazado propuestas para proceder con un litigio o iniciar una demanda, que esperan que sus ingresos superen la revisión.

El plan adoptó el estándar de la Corte Suprema de que los beneficios se calculaban incorrectamente y estaban mal actualizados (especialmente entre 2002 y 2006), pero no utilizaba los mismos indicadores que el tribunal para recalcular los activos.

Por tanto, los números son diferentes. Muchas demandas se dirigen a cuestiones que no se consideraron durante el mantenimiento.

El abogado de pensiones Adrián Tróccoli dijo: “El plan ha aumentado los ingresos de muchos beneficiarios y nunca han presentado una demanda por diversos motivos, como la falta de asistencia judicial”. Añadió: «Esto no ayuda a reducir los litigios.

Hay menos disputas legales que antes. Sin embargo, esto está en línea con el hecho de que la Ley de Movilidad de 2009 mejoró el cálculo de los préstamos iniciales y las actualizaciones de ingresos posteriores». Resultó en encontrar menos razones para ir a tribunales.