Terapia con Ozono: Indicaciones y Tipos

¿Qué es la ozonoterapia?

La ozonoterapia es uno de los campos actuales de la medicina moderna con baja carga farmacológica para el paciente. La ozonoterapia tiene más de 100 años y, a pesar de muchos debates sobre la efectividad de este método, los pacientes generalmente lo aprueban.

El ozono es un gas inestable que consta de 3 átomos de oxígeno, tiene una alta capacidad oxidativa. Debido a su capacidad para oxidar y destruir compuestos orgánicos y no orgánicos, se usó incluso durante la Primera Guerra Mundial para el tratamiento de heridas.

En la ozonoterapia actual se aplican mezclas de ozono-oxígeno con diferente concentración de ozono de 1 a 80 mg por 1 litro de oxígeno, que se reciben a partir del oxígeno con la ayuda de un ozonizador médico con fines médicos y cosméticos.

Indicaciones de la ozonoterapia

La ozonoterapia se aplica en el tratamiento de enfermedades en:

  • pediatría;
  • neurología;
  • ginecología;
  • urología;
  • ortopedia-traumatología;
  • cosmetología;
  • dermatología;
  • en enfermedades infecciosas;
  • en el tratamiento de algunas condiciones patológicas para eliminar la hipoxia tisular;
  • mejora del metabolismo;
  • en la lucha contra virus patógenos;
  • bacterias y hongos.

Contraindicaciones en caso de:

  • trastornos de la coagulación sanguínea;
  • hemofilia;
  • consumo constante de anticoagulantes;
  • anemia;
  • condiciones después de hemorragia y tendencia hemorrágica;
  • convulsiones;
  • enfermedades mentales en la etapa aguda;
  • hiperfunción de la tiroides;
  • diabetes mal controlada;
  • estados terminales;
  • intolerancia;
  • embarazo

¿En qué se basa el mecanismo de la ozonoterapia?

  • Efectos locales (bacilicidas, virucidas, fungicidas), que están determinados por la capacidad de las formas activas de oxígeno para dañar las estructuras celulares;
  • Efectos generales (modelado inmunológico, fibrolítico, lipolítico, antiagregante), relacionados con la activación de antioxidantes y otros sistemas protectores del organismo.

Tipos de ozonoterapia

Dependiendo del propósito, la mezcla de ozono-oxígeno se puede tomar de manera externa o interna:

Aplicación externa:

  • soplador de ozono;
  • insuflaciones;
  • riegos con solución fisiológica ozonizada o agua destilada;
  • aplicaciones de aceites ozonizados;
  • soluciones antisépticas.

Aplicación interna:

  • inyecciones subcutáneas;
  • ozono-acupuntura;
  • inyecciones intramusculares;
  • bloqueos periarticulares e intraarticulares;
  • inducciones intravenosas de solución fisiológica ozonizada;
  • bebida de agua ozonizada.

Además, los componentes sanguíneos del paciente pueden procesarse extracorporalmente mediante una mezcla de ozono y oxígeno con su posterior introducción en el cuerpo:

  • Autohemoterapia mayor;
  • Autohemoterapia menor;
  • Plasmalifting de ozono.

Hoy en día existen varios tipos de ozonoterapia:

  • ozonoterapia clínica;
  • ozonoterapia reflexoterapia;
  • ozonoterapia en cosmetología.

Se pueden aplicar al mismo tiempo durante el tratamiento.

Ozonoterapia clínica

Como tratamiento, la ozonoterapia se utiliza para los siguientes síntomas y enfermedades:

  • hipoxia cerebral crónica;
  • insuficiencia cerebral y vascular crónica;
  • dolor de cabeza;
  • cefalea tensional;
  • síndromes de dolor vertebrogénico;
  • inyecciones de ozono para hernias discales;
  • enfermedad gastrointestinal;
  • hepatitis de diferente génesis;
  • infección por herpes;
  • condiciones relacionadas con la inmunodeficiencia;
  • Infección por VIH;
  • síndrome de fatiga crónica.

Reflexoterapia con ozono

Durante el procedimiento de reflexoterapia con ozono se introduce una mezcla de ozono-oxígeno en pequeñas cantidades en los puntos de acupuntura mediante una aguja de inyección, además hay un sinergismo de efectos debido a la combinación de ozono y reflexoterapia.

Las indicaciones de este método son las siguientes:

  • síndromes de dolor de diferentes orígenes;
  • neuralgia y neuropatía de los nervios periféricos;
  • enfermedades viscerales.

Cosmetología con ozono

El ozono se aplica en cosmetología en lo siguiente:

  • escultura corporal;
  • en la lucha contra la celulitis y la grasa corporal local;
  • para corrección de arrugas;
  • revisión de cicatrices y estiramientos;
  • para la eliminación de telangiectasias;
  • para el lifting de la piel en la corrección de los cambios relacionados con la edad;
  • para la mejora del color de la piel;
  • mientras trata la enfermedad del acné;
  • la furunculosis y otras enfermedades de la piel.

Si ha decidido recibir un curso de ozonoterapia, entonces debe hacer todos los análisis de sangre para la coagulación y consultar con un endocrinólogo para excluir enfermedades de las glándulas endocrinas y consultar a un médico-ozonoterapeuta para seleccionar el programa de tratamiento óptimo.